shutterstock_85299232.jpg

7 Beneficios más comunes de la Quiropráctica sobre las personas mayores:

1. Más movilidad y flexibilidad:

Esto ha sido comprobado en varias investigaciones y afecta positiva y

drásticamente a la vida de nuestros mayores. Para muchas personas puede

significar por ejemplo poder vestirse solos, agacharse para abrazar a sus

nietos, poder subirse a un autobús urbano, añadir recorrido en sus paseos

cotidianos, etc.

2. Mejor equilibrio y coordinación:

 La Quiropráctica nos puede ayudar en esto en gran parte porque muchos

problemas de equilibrio y coordinación en la tercera edad provienen de

heridas o cambios degenerativos en la columna cervical.

3. Menos caídas:

Los dos puntos anteriores traen como consecuencia este tercero al

implicar que las personas ganan control sobre su cuerpo.

4. Menor degeneración articular:

Por dos razones: Los cambios posturales que implica el cuidado

Quiropráctico evita que ciertas articulaciones se sobrecargen. Mantener

una columna y sistema nervioso sanos evita un proceso prematuro de

degeneración de las articulaciones.

5. Menos hospitalizaciones, menos tiempo en residencias:

 Un estudio realizado por la Rand Corporation en 1996 en un geriátrico

norteamericano con los pacientes mayores de 75 años, incluye un

detallado análisis de datos obtenidos durante tres años. Este estudio

revela que pacientes que recibieron cuidados quiroprácticos por lo menos

durante tres años, vieron disminuidos sus síntomas, obtuvieron mejor

calidad de vida, disminuyeron las enfermedades crónicas, tuvieron que

administrarles menos medicamentos y pasaron menos días hospitalizados

que aquellos que no recibieron cuidado quiropráctico.

6. Menor ingesta de medicamentos:

Un cuerpo que funciona correctamente NO necesita de fármacos. Un

sistema nervioso equilibrado hace que el cuerpo funcione adecuadamente

y por consiguiente en coordinación de todas las partes.

7. Mejor calidad de vida: 

Todos los aspectos nombrados anteriormente implican una considerable

mejora en la calidad de vida, y es que además, muchos pacientes aseguran

dormir mejor, tener más energía, mejor humor, mejores digestiones y

menos resfriados. Cuando equilibramos el sistema nervioso gracias a la

Quiropráctica, la función cerebral mejora y por lo tanto aspectos físicos,

emocionales y espirituales también.