¡La quiropráctica es mi propósito de vida!

 

La quiropráctica para mí es algo más que ayudar a la gente a estar sana o a quitarles el dolor. La

quiropráctica es mi propósito de vida. Conocí a la quiropráctica desde muy pequeño y ahora me

doy cuenta de que salvó mi vida. Cuando sólo tenía 13 años, un día me desperté con la rodilla

hinchada. Mi madre no le dio importancia y me mandó a la escuela pero, tres días más tarde,

cuando ya no podía estar de pie y caminar, se dio cuenta que algo más serio me estaba ocurriendo.

 

Ella llamó a nuestro médico de cabecera y éste le recomendó que permaneciera en cama, luego

vendría él a visitarme. Sus primeras impresiones fueron que yo podría estar sufriendo de fiebre

reumática, una condición que podría haber tenido efectos devastadores en el corazón de una

persona tan joven El día siguiente ya fui admitido a un hospital y me realizaron diferentes pruebas

para determinar qué es lo que me estaba causando esta enfermedad. Después de 30 días el

diagnóstico fue Artritis Reumatoide juvenil. Me contaron que mi vida daría un cambio; ya no

podría ser capaz de practicar deporte y que necesitaría empezar un fuerte tratamiento protocolario

de cortisona junto a otros tipos de medicaciones, además de la terapia. Sólo la palabra cortisona

asustó a mis padres y tomaron la decisión de probar algo menos invasivo primero.

 

Aquí es cuando supe por primera vez de la quiropráctica. Aprendí que la quiropráctica buscaba la

causa del problema en vez de tratar el síntoma. En 6 meses ya estaba jugando todo tipo de deporte

otra vez y 2 años después realicé una prueba para el Fulham Football Club en Inglaterra. Me di

cuenta que la vida era maravillosa gracias al cuidado quiropráctico. Aprendí cómo el sistema

nervioso controla y coordina las funciones de cada órgano, célula y tejido en el cuerpo. Aprendí que

tu nivel de salud es directamente proporcional a cómo tu cerebro y cuerpo están funcionando.

Aprendí que la salud está directamente relacionada con lo que uno come, cómo se mueve y piensa.

Y, lo más importante, aprendó que la quiropráctica es la única profesión que corrige las

interferencias entre el cerebro y tu cuerpo para que puedas estar sano en vez de conformarte en “no

estar enfermo”.  De nuevo, la quiropráctica salvó mi vida y deseo que pueda cambiar la tuya

también. Ahora dedico mi vida a ayudar a la gente a que esté sana. ¿Cómo? Educando a la gente en

qué es lo que implica estar sano y en funcionar tal como fuimos diseñados para hacerlo. Es

maravilloso testimoniar cómo gente que está sufriendo se recupera y se maniente bien.

 

Nací e Johanesburgo, Sud África. Fui muy afortunado por los cambios que la quiropráctica hizo en

mi vida y la esperanza que hizo crecer en mí. Finalmente me mudé a Estados Unidos gracias a una

beca completa de fútbol donde me gradué en Empresariales. Después de graduarme jugué unos

pocos años en un equipo de Fútbol Profesional y luego trabajé en una compañía internacional.

Entonces me di cuenta que mi razón de ser en este mundo era ayudar a la gente igual que la

quiropráctica me ayudó a mí. Mi esposa y yo hablamos sobre mi propósito y rápidamente fui a

estudiar quiropráctica en la más grande y prestigiosa Universidad de Quiropráctica en el mundo, la

Life University en Marietta, en Georgia (EEUU).

 

Mi familia y yo nos mudamos en 2009 a España y he tenido un recibimiento muy exitoso. Disfruto

mucho conociendo las cultura catalana y española. Estamos muy contentos de llamar Barcelona y

Catalunya nuestro hogar. Estos años he podido ayudar a estar bien a gente de todo el mundo. La

gente busca nuestra ayuda por los resultados obtenidos que nos avalan, desde a recién nacidos a

ancianos. Ahora nuestro nuevo proyecto en el centro de Barcelona nos da una gran alegría y

motivación para continuar ayudando a gente enferma a recuperarse y estar sana, a gente con dolor a

estar sin dolor, a gente que ha perdido la esperanza, incluso a aquellos que simplemente quieren

permanecer sanos.

 

Estoy muy agradecido por la oportunidad que me ha dado la vida de ser quiropráctico.