Infección de Oídos en Niños.

¿Cuál es el enfoque médico actual para las infecciones del oído – los antibióticos y los tubos en los oídos?

Pero, ¿funcionan? ¡Se sorprenderá de la respuesta!

Aquí están los hechos. Ambos procedimientos (antibióticos y tubos) son relativamente inefectivos para mejorar el problema y de hecho pueden empeorarlo. La evidencia ha demostrado desde hace tiempo que no se recomienda el uso de antibióticos para las infecciones del oído y que su uso puede aumentar la probabilidad de contraer otra infección de oído, según un reciente estudio del British Medical Journal. El uso de antibióticos también se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer y es la principal causa de daño hepático inducido por fármacos que conduce a la insuficiencia hepática aguda. Más de 142,000 personas visitan la sala de emergencias cada año a partir de las reacciones adversas a los antibióticos, según un artículo de 2008 en Clinical Infectious Diseases, y se estima que 70,000 de esos casos pueden ser el resultado de las prescripciones de antibióticos innecesarios.

The New England Journal of Medicine publicó un estudio que indica que el uso de tubos para el tratamiento de infecciones del oído tenía ningún beneficio medible en los niños. Tristemente permanece allí un estimado de 300,000 inserciones al año en los Estados Unidos a pesar de posteriores estudios bien planificados que han mostrado su falta de beneficio. Dr. Jack L. Paraíso, profesor de pediatría en el Hospital de Niños de Pittsburgh dice que la razón por la que esto ocurre es porque: “Te pagan para operar y sino operan no se le paga al Médico.” La operación promedio costará entre $ 2000- $ 4000.

Con 10 millones de nuevos casos cada año, las infecciones del oído son la enfermedad más común que afecta a los bebés y los niños pequeños y la razón número uno para visitas al pediatra. Pero cuando las únicas opciones pediatra tiene para ofrecer son drogas nocivas y la cirugía, muchos padres están buscando la alternativa de la Quiropráctica para un tratamiento más seguro y efectivo. Un gran estudio realizado con 332 niños que sufrían de infecciones crónicas del oído mostró que los ajustes quiroprácticos permitieron que aproximadamente el 80% de esos niños eliminaran las infecciones del oído.

Hay una diferencia clara y definida entre el enfoque médico y el enfoque de la quiropráctica con esta situación. En el BCN Quiropráctic no ve a un niño como un objeto roto el cual tiene que ser arreglado, y mucho menos con fármacos o cirugías. Tenemos una capacidad innata sanar y mantenernos saludables, y recuperar de cualquier condición, siempre y cuando no exista interferencia al sistema que controla nuestro cuerpo: el sistema neurológico (cerebro y cordón espinal.) Cuando un ajuste Quiroprácico es llevado acabo, no importa cual sea la condición o el diagnostico, la interferencia en el sistema neurológico es reducida lo que permite que el cuerpo pueda sanar.

Mientras que cada problema tiene necesidades únicas, el Principio de BCN Quiropràctic es el mismo cuando se trata de todas las condiciones:

PASO 1: Reconstruir la salud. Si conseguimos que su cuerpo o el de su hijo funcione al 100%, la mayoría de las condiciones mejoran o se eliminan.

PASO 2: Buscar la causa. Ya se trate de diabetes, asma, ADD/ADHD, infecciones de oído, dolor de espalda, cáncer, etc…. Existe una causa para estos. Si la encontramos y la corregimos el cuerpo sana.

Las enfermedades raramente existen simplemente por la genética o mala suerte. Obviamente es mucho más fácil echarle la culpa a estas, pero es nuestro estilo de vida lo que nos lleva a la enfermedades.

Cada jueves en el mes de noviembre tenemos una sesión informativa para explicar mejor como os podemos ayudar a través de la quiropráctica.