Monica:

Me llamo Mónica y desde hace dos años tengo dolores en las rodillas, primero fue la izquierda y

más tarde la derecha. El dolor fue aumentando hasta el punto en que había días que no podía

levantarme o caminar.

 

Para intentar solucionar mi problema visité tres traumatólogos que me recomendaron, después de

muchas pruebas, hacer rehabilitación y que evitara moverme mucho. Para calmar el dolor me

recetaron muchos calmantes. Sin embargo, todo esto lo único que conseguía es que mi estado

empeorase, hasta que un podólogo logró quitarme el dolor gracias a unas plantillas, pero después de

un año de llevarlas, las molestias reaparecieron.

 

A causa de mi problema, tuve que dejar de hacer deporte, salir con los amigos e incluso tenia

problemas para ir a la universidad, ya que un trayecto de diez minutos caminando se convertía en

media hora para mí. No podía hacer muchas actividades ni caminar. Finalmente, una amiga que

venia al centro quiropráctico me recomendó en varias ocasiones probar laquiropráctica porque a ella

le funcionaba muy bien. Gracias a su consejo, ahora ya casi no me duelen las rodillas, puedo hacer

lo que quiera: salir, caminar, etc. Desde la segunda sesión mis dolores aminoraron de forma

considerable. Ahora me encuentro mucho mejor y por fin puedo caminar sin cojear ni sentir dolor.